Archive for the ‘Opinió’ Category

Què és el BOICOT i l’ABSTENCIÓ ACTIVA i de què ens serveix en aquestes eleccions?

Li diuen democràcia a llençar una papereta a una urna cada cert temps per “escollir els nostres representants”. Això és mentida, i ho sabem. Ens manipulen, perquè encara que votem esquerra o dreta tot seguirà igual, tots es comporten igual. Demanem el boicot a les eleccions perquè aquest sistema “democràtic i parlamentari” només representa als rics i a les seves titelles (els polítics).

Ens demanen el vot des de totes bandes, gastant-se milers d’euros en propaganda que invaeix la nostra ciutat. “L’important és que votis”, ens diuen, perque ja el primer dia després de les eleccions es reuneixen tots junts, siguin del partit que siguin, i deicideixin els seus sous. Obviament, els seus sous no són com els nostres. Nosaltres patim contractes temporals, de formació, il·legals (en negre, sense cotitzar), en canvi ells tenen contractes fixos de 4 anys, i amb possibilitat d’un sou vitalici.

Hi ha alguns polítics que fins i tot es passen de llestos i es farten a robar i a apropiar-se de diners públics, que paguem nosaltres com a impostos: Badalona és un exemple de la corrupció. I es que aquesta, la corrupció, és una qualitat de la casta política per naturalesa.

Temps de crisi, temps d’organitzar-se!

NO VOTAR no vol dir quedar-se a casa davant la tele, al bar, al parc, etc. NO VOTAR vol dir estar en contra d’aquest sistema que ens han imposat tant els rics, el bancs, les multinacionals i els polítics. NO VOTAR vol dir que estàs en contra d’aquests gestors del sistema capitalista que, mentre jo, tu, la teva familia i els teus amics no arribem a final de mes, que no trobem feina o que la feina que trobem és una merda, i pagar la hipoteca cada mes com si fossim esclaus, que la pensió que ens donen no ens arriba i que a partir d’ara serà encara pitjor, tot això ens ho refreguen a la cara i ELS POLÍTICS donen els diners als bancs “per rescartar-los” i s’obliden de la vivenda, l’ensenyament i la sanitat (veure co-pagament), necessitats bàsiques cada vegada més oblidades i amb intenció de privatitzar en massa.

Aproben una reforma laboral per poder aplicar tot això i riure’s a la nostra cara, que suposa l’acomiadament gratuït per l’empresari i destruir els nostres drets laborals com quasi bé l’edat feudal (a la merda les lluites dels nostres avis/pares contra el franquisme!). Aproben després una reforma de les pensions, per poder treballar fins que ens morim, perquè ens agrada ¿no?. Que nosaltres haurem d’estar fins els 67 anys (o més) treballant i ells, els rics, fins quan vulguin i ens expliquen que és just. TOT AIXÒ, aprobat pels partits polítics siguin d’esquerra o de dreta. Aprobat tambè pels seus sindicats traïdors i venuts CCOO i UGT. Tot un pacte social en contra de tots nosaltres, que demostra que nosaltres no dicidim ni pintem res en aquesta “democràcia”.

NO VOTAR vol dir que estem farts d’aquest escenari teatral on nosaltres som els espectadors que contemplem l’obra adormits. Despertem! Ara toca organitzar-se en contra de tot això i el primer pas és no reconèixer les seves eines, no jugar al seu joc electoral. Si canalitzem la ràbia, totes i tots junts podem fer front als polítics, als banquers, als grans empresaris, a la policia. Demostrem que el poble som una alternativa i que ni els volem ni els necessitem.

Quina Badalona volen els polítics? I quina Badalona volem nosaltres?

La especulació urbanística és llei de cada dia. Exemple són el famós Saló del Còmic que mai acabarà o la comissaria dels violents Mossos d’Esquadra, on havia d’haver un centre cultural i un casal d’avis. O el Corte Inglés que està projectat per mantenir a la plebe adormida encara més, destruint el comerç petit de la vil·la. Tambè el nou port de Badalona, implantant el model elitista, un espai que serà per a rics i no per qualsevol. I és aquesta la qüestió. Una ciutat per a rics i uns barris perifèrics oblidats o una ciutat social on la majoria, que som els treballadors, decidim.

La policia local i els mossos amb nombroses agressions a l’esquena (recordar el cas de la RENFE), els polítics tractant de fer la ciutat com un museu per a rics i, després, apareixen iluminats del PP o Plataforma x Catalunya que ens diuen que tota la culpa la tenen els immigrants… Estàs segur? Pensa…

No participis en aquestes eleccions perquè és el que volen ells. Comencem a construir la alternativa.

NO VOTIS!                                                                                                                                           

CSOA Libertatia

Informa’t a www.libertatia.tk

Anuncis

ÉTICA Y ESTÉTICA EN EL 1 DE MAYO

CARTA ABIERTA AL CONSELLER FELIP PUIG

Estimado Conseller Felip Puig,

Como parece que para usted, el llenar la manifestación de la tarde del 1 de mayo de Barcelona de policías disfrazados de “anti-sistemas” no le crea problemas de ética, le escribo sobre el tema de la estética, concepto que debe conocer usted un poco más, dado que su sueldo le da como para volver a todos sus policías en hipsters.

Usted intenta que su numerosos Mossos infiltrados vestidos de anti-sistemas pasen desapercibidos a los otros manifestantes. Creo que va a tener que contratar mejores asesores de moda y estética y explicarles la diferencia entre grunge (un antisistema de verdad) y un hipster (un Mosso intentado parecer antisistema). Le doy unos ejemplos:

– Ese policía infiltrado que llevaba una gorra de béisbol con las letras NY de los New York Mets: eso es, para que usted me entienda, un faux pas como el de los tocados de las hijas de Sarah Ferguson en la boda de Will y Kate. Llama mucho la atención.

– Los infiltrados con bufandas cubriéndoles la cara por debajo de los ojos: Debería usted saber que los manifestantes que no somos infiltrados vamos a cara descubierta. Y…¿no querían ustedes prohibir las burkas? (Ver el policía de la izquierda en la foto http://www.antena3.com/noticias/sociedad/manifestacion-alternativa-mayo-). Los únicos manifestantes que se cubren la nariz y la boca con una mascarilla son los enfermos de Sensibilidades Químicas Múltiples, y no le voy a dar información sobre la particular mascarilla que utilizan estos enfermos para que no las pueda añadir a las vestimentas de sus infiltrados.

– Bambas nuevas: Ustedes utilizan nuestro dinero público para comprar a sus infiltrados bambas nuevas (ver foto del policía de la derecha con bambas nuevas y limpias). Pero la mayoría de los jóvenes, los 55% que oficialmente están en el paro y los que ya no tiene ningún subsidio ni han encontrado su primer trabajo, no se pueden permitir ni las más baratas bambas de Decathlon.

En futuras manifestaciones, los manifestantes tomaremos medidas preventivas para identificar a los infiltrados tales como:

1. Tomar fotos con el móvil de todos los manifestantes que uno no conoce para luego comparar con las fotos de los infiltrados que pegan y detienen a manifestantes. Estas fotos se colgarán en la red.

2. Todo manifestante hablará con los que tiene alrededor que no conoce desde el inicio de la manifestación. Esta semana se podía hacer con unas sencillas preguntas como:

– ¿ya has dado el pésame a la familia de Patricia Heras?

– ¿qué te ha parecido la última película de Montxo Armendáriz?

– ¿cuándo es la próxima manifestación contra la privatizacion del Parc Güell?

Pero no tome nota de estas preguntas porque en la próxima manifestación ya serán otras las preguntas reveladoras de la identidad de manifestante.

3. A lo mejor algunos de nosotros, los manifestantes, iremos disfrazados de policías. Esto puede crear situaciones interesantes. Piénselo: policías de mentira deteniendo a antisistemas de mentira…El juez lo verá más como teatro que otra cosa y sus infiltrados se pondrán muy nerviosos.

4. Tenemos otras ideas pero no queremos estropearle la sorpresa!

A cara descubierta y con bambas viejas,

Clara Valverde Gefaell

P.D. Uno de sus Mossosinfiltrados dice al manifestante que grabó estos videos (que llevaba la misma gorra y las mismas gafas de sol…claro de de una marca mucho más cara):

“no se puede filmar o me quedo el movil y dentro de 6 meses nos vemos en el juzgado” y a continuación pegó a un manifestante que tenían en el suelo entre 3 Mossos infiltrados y le pegaron y luego piden si alguien “tiene una cuerda” (¿ah, no llevaban esposas para no delatarse? ¿desde cuando es legal, Sr Puig, en Catalunya, atar a detenidos con cuerdas?)

http://www.youtube.com/watch?v=uRtr6uCKOX4
http://www.youtube.com/watch?v=sq8hNKnzQz0
http://www.youtube.com/watch?v=_G8O6Tr5cS0

Por FLOREN AOIZ/Gara

Se cumplen 30 años de los sucesos de febrero de 1981 y vuelven a prodigarse los relatos que glosan la grandeza del rey español, salvador de la democracia frente a los golpistas. El ritual del aniversario se renueva y se repite la historieta de buenos y malos convertida en incuestionable. La transición hacía aguas, la economía naufragaba, el pérfido terrorismo y los insaciables nacionalismos «periféricos» ponían en peligro la unidad de España y unos cuantos nostálgicos del franquismo decidieron liquidar la incipiente democracia, pero no lo lograron porque Juan Carlos Borbón les hizo frente e impuso el respeto al estado de derecho.

Ya lo decía la letra

del «Tanguillo del golpe»: «¡Qué nochecita pasamos los españoles, vaya una gracia!/ si el Borbón no lo remedia,/ nos quitan la democracia,/ las huelgas los sindicatos y hasta la Constitución.»

Sea con aire de tanguillo, vendido como sesudo trabajo académico o como promocionadísimo best seller de Javier Cercas, el cuento se basa en una historia de canallas extremistas (terroristas y golpistas) y un héroe equilibrado y equilibrador: el rey. Un relato que persigue la identificación social con cierta interpretación de la historia, y, en el fondo, quiere legitimar el modelo de transición y su consecuencia, esto es, el actual régimen constitucional.

Como ha destacado el analista del storytelling Salmon, con estas repeticiones rituales, más allá de contar una historia, se pretenden orientar flujos de emociones, creando y alimentando un mito colectivo. Porque de eso es de lo que estamos hablando, del mito de la modélica transición y, más exactamente, del mito del golpe involucionista reventado por el Borbón.

Un régimen surgido de la transformación «de la ley a la ley» desde una dictadura como la franquista necesita mitos fundacionales que disimulen su pecado original y ha encontrado en los acontecimientos de febrero de 1981 un filón. La versión oficial de aquellos sucesos convierte en paladín democrático al Borbón designado a dedo por Franco para liderar el posfranquismo, el mismo Borbón que proclamara al ser nombrado sucesor su adhesión a los principios del golpe de 1936 y repitiera los halagos al «Caudillo» tras su muerte. Prodigioso milagro recreado cada año por estas fechas gracias a la reedición del shock provocado por la irrupción de una banda de guardias civiles armados en el edificio del Congreso de Madrid.

A falta de una auténtica ruptura con el franquismo, el 23-F se nos presenta como su espectacular simulacro, en el que la integridad del monarca español y su firmeza brillan frente a la oscuridad de los involucionistas. Borbón renace así purificado, limpio de toda mancha, roto el cordón umbilical de una vez por todas con su promotor, el sanguinario dictador Francisco Franco que se hizo con el poder gracias a la ayuda de Hitler y Mussolini y un baño de sangre de dimensiones colosales.

Las imágenes de Tejero, que han sido vistas por todo el mundo y han creado un «recuerdo compartido», invitan a dar por buena la imagen del golpe televisado, cuando lo cierto es que la verdadera naturaleza de lo ocurrido el 23 F ha sido deliberadamente ocultada a la opinión pública. Cuanto más se repiten las mismas imágenes, más cerrojos se cierran sobre el (auto)golpe de timón que el estado posfranquista dio a la reforma.

Más allá del mito, una reforma de la reforma. Recientemente, «El País» publicaba un texto sobre «la intentona golpista del 23-F que desbarató el Rey» en el que se afirmaba que «los hechos han quedado esclarecidos en su casi totalidad». Y es cierto que los hechos se han ido desvelando y hoy en día cualquier persona con interés puede acceder a testimonios, documentos y estudios que permiten hacerse una idea cabal de qué sucedió realmente.

Esta información, sin embargo, lejos de retratarnos a un monarca antigolpista, cuestiona de raíz la versión oficial y nos presenta una trama turbia surgida de las propias entrañas -o cloacas, como se prefiera- del Estado. Los datos que han ido aflorando en estos 30 años, muchas veces como consecuencia de rencillas, venganzas o desaires en el mundo de los servicios secretos españoles han confirmado el análisis de quienes definieron aquello desde el primer momento como un autogolpe.

Estos servicios secretos y otros poderes fácticos tuvieron un protagonismo decisivo en la generación del ambiente de inestabilidad que antecedió al numerito de Tejero, alimentaron la sensación de caos, acosaron a Adolfo Suárez desde todos los frentes y fabricaron y utilizaron hábilmente la amenaza de un golpe militar cuyo objetivo sería poner fin a la transición. Pero no sólo eso, tuvieron que ver con la preparación del autogolpe, su ejecución, su reconducción y su posterior encubrimiento.

Conviene recordar que el Ejército español no había sido llevado a rastras a la reforma, sino que era uno de sus protagonistas a la vez que gendarme. Franco, que fue quien diseñó las claves del escenario posfranquista, se encargó de garantizar el apoyo de las Fuerzas Armadas españolas a su sucesor y nadie cuestionó seriamente ese aval. En 1981, el Ejército no quería volver atrás y, en todo caso, ni los poderes económicos ni los padrinos internacionales se lo hubieran permitido. Lo que estaba sobre la mesa era la utilidad de la amenaza del golpe para poner límites a la transición y, como ocurrió tras el 23F, reorientarla.

Hubo una operación cívico-militar, por usar terminología de documentos de inteligencia de aquellos tiempos, para desalojar a Suárez de la jefatura del Gobierno y marcar una nueva agenda que supusiera la corrección del rumbo de la reforma. No es que el líder de la UCD fuera un peligroso rupturista, pese a que como tal llegó a ser presentado, sino que su tiempo había terminado y era preciso reajustar la marcha de la transición, abriendo el paso a un nuevo tiempo de reconversiones económicas, recortes del proceso autonómico y nuevos bríos en la acción represiva y de guerra sucia. Un nuevo tiempo que más tarde iba a ser liderado por el PSOE de Felipe González y Alfonso Guerra, un partido que, a diferencia de UCD, no podría ser considerado una prolongación del franquismo.

La dimisión de Suárez, lejos de frenar esa operación, terminaría por hacerla estallar. Tejero, enredado en aquellas tramas aunque posiblemente desconocedor de todo su alcance, iba a crear el shock, la fase explosiva del golpe, por usar términos de un destacado agente de los servicios secretos españoles. Después llegaría la acción de salvación que culminaría con un nuevo pacto de estado fruto de un consenso entre partidos y el Ejército, apoyado por los demás poderes y agentes sociales y que marcaría el inicio de un nuevo tiempo político.

Pero no es lo mismo escribir un guión que llevarlo a la práctica. Tejero se enrocó, se negó a facilitar el paso a la solución prevista y con este inesperado giro el proyecto se fue al garete. El plan se hubo de reinterpretar. No habría gobierno de concentración y tendrían que gestionar de otro modo el shock, pero esto sólo sería posible sacrificando algunas piezas para evitar la implicación de ciertos poderes del estado y del propio monarca.

Así, Tejero, Armada, Milans y otros como San Martín, el hombre de inteligencia de Carrero Blanco, se convertirían en los líderes de un golpe involucionista felizmente abortado por el rey Borbón. Algunos de ellos podían haber sido los paladines de la nueva etapa democrática tras la catarsis, pero terminaron juzgados por apadrinar un golpe de estado.

30 años después, la obstinación en ocultar a la ciudadanía la realidad de aquellos hechos es sumamente preocupante, porque evidencia la voluntad de seguir recurriendo al mito para manipular. Y, lo que es mucho peor, cada año nos recuerdan su resistencia a afrontar una verdadera ruptura con el franquismo.

Link Aquí

Altres textos d’opinió sobre el 23-F a Kaosenlared